966 81 14 49
696 14 97 61
Avda. Europa 29.
Edificio Coblanca 15, local 5.
Benidorm (Alicante)
Horario
De lunes a sábado:
9:00 - 22:00
Seleccionar página

¡Esperemos que una sonrisa!… Al menos, es lo que más deseamos ♥

Buenas tardes familia virtual.

Hoy os quiero contar cosillas que se supone que todxs sabemos y controlamos pero, que nunca vienen mal recordarnos otra vez por si las moscas.

En estos tiempos que corren, la mascarilla se ha convertido en un Must y no podemos salir sin ella de casa o del trabajo. Ya sabéis, su uso es superobligatorio en cualquier espacio público cerrado además de en la calle si no tenemos dos metros de distancia con los demás.

Las hemos visto de diversas formas y colores. Sabemos que os estáis protegiendo muy bien y, las farmacias ya disponemos de stock de sus diferentes variedades pero, yo me quiero centrar hoy en nuestro rostro. En lo que hay debajo de esa mascarilla.

Los que trabajamos en la rama sanitaria tenemos que llevarla muchas horas seguidas y eso puede causar un gran problema a nuestra piel aunque con poco que la lleves ya nos podrás comprender… Ese roce con ella puede crear irritaciones y la sudoración alrededor de la boca provoca oclusión de los poros, de ahí que aparezcan granitos. ¡Con lo bien que vivíamos sin tanta protección…!

Por eso mismo hay que mantener una higiene especial que nos cuide la piel para que no sufra consecuencias inesperadas.

Ahora me dirás: «Yo es que me lavo con agua y con mi jabón de siempre».

Hombre… mientras lo hagas cada vez que vuelvas de la calle, al levantarte y al acostarte es suficiente pero ¿no buscas un efecto más completo? ¿por qué privar a tu piel de una sensación de confort más agradable? o, dicho de otro modo ¿por qué privar a tu piel de salud?

Como ahora utilizamos más productos con bactericidas para eliminar gérmenes, nuestra piel se reseca con más facilidad (recuerda que contamos con la línea de OZOAQUA, una marca líder en la utilización de ozono en sus productos en la que algunas de sus propiedades son la acción hidratante, antioxidante e incluso, la acción bactericida). Si ya notas la piel seca empieza a tratarla con productos hidratantes y relipidizantes.

Además de eso, las pieles sensibles se verán un poco más afectadas ya que al llevar la mascarilla se crea un microclima favorable para las bacterias que podrían causar alteraciones en la microbiota cutánea. Al sudar más los poros también sufrirán y quizás tendremos que utilizar tratamientos que antes no necesitábamos.

Sea cual sea el tipo de tu piel lo que es seguro es que va a necesitar un tratamiento purificante semanal para controlar el exceso de grasa y sebo, eliminar impurezas y restos de maquillaje.

En nuestra farmacia tenemos toda la gama de mascarillas y exfoliantes de APIVITA. Si tuvieras piel mixta elige una con própolis o ácido salicílico ¡A tu piel le iría de perlas!. En cambio, si tienes la piel sensible elige una mascarilla purificante con propiedades sensibilizantes.

Necesitamos tener una piel fuerte, resistente y con una barrera protectora estable ante los posibles daños que nos pueda provocar un uso prolongado de mascarillas pero también ante la exposición solar y los agentes contaminantes ambientales.

Nuestra piel es reflejo de nuestro interior. Así pues cobra importancia lo que comemos. Una dieta rica en antioxidantes, frutos rojos o té verde y ácidos grasos como el Omega 3 (¿a quién no le gusta el salmón?)  ayuda a que la piel sea resistente a estos cambios bruscos mejorando su barrera y reforzándola. Ponlo en práctica.

También es muy importante tener un buen nivel de lípidos en nuestra piel. Las pieles grasas tienen más y las secas menos. Esa grasa que genera la piel es imprescindible porque crea una capa que protege e impide que pierda su propia agua. Por ello, es aconsejable utilizar aceites esenciales secos que no conduzcan al acné. Incluso hay algunos con propiedades antifúngicas y antiinflamatorias que contienen pachuli como los de APIVITA. O con extracto de rosa, que tiene una acción regeneradora.

Al estar mucho tiempo en casa durante la alerta sanitaria, nuestra piel está mucho más sensible a los rayos UV por lo que si nos queremos proteger del Sol, la recomendación más fiable es la de utilizar una protección alta de SPF 50 y mucho mejor si tiene una textura ligera.

Si no quieres sufrir alergia, urticaria solar o incluso quemaduras, la exposición solar tienes que hacerla gradualmente e ir aumentando poco a poco en el tiempo. Evita las horas de mayor radiación que son de 12 am a 16 pm.

Ya sabes, nuestro órgano externo necesita de toda la ayuda posible para mantenerse fresca, sana y joven durante mucho tiempo. Tu piel se lo merece y tú mereces unos precios de fábula así que no te lo pienses más.

Esperamos que estos tips te hayan gustado y recuerda que si necesitas un asesoramiento más personal no lo dudes y ven a vernos. Estaremos encantadísimos de ayudarte.

Un abrazo y… continúa protegiéndote y protegiéndonos tan bien como hasta ahora.